shadow
shadow

Llega el videojuego donde las obras de arte forman parte de los múltiples escenarios.

El Museo Thyssen-Bornemisza, PlayStation y un grupo de jóvenes desarrolladores se han unido para crear Nubla, un videojuego que propone un viaje onírico a un universo creado a partir de reinterpretaciones de algunas obras.
En Nubla no hay ni copias, ni plagios: las recreaciones de obras de artistas como Pablo Picasso, Erns Ludwig Kirchner, Edward Hopper, Paul Klee, Max Ernst o Marc Chagall son “deformaciones”, en el sentido de que pierden su forma natural por cuestiones de derechos y también para poner en marcha un universo en movimiento.
Los artífices del videojuego incluyeron una cuarentena de obras -impresionistas, expresionistas, surrealistas, futuristas y cubistas-. El criterio de la selección respondió a necesidades de guión: “Primero elegimos lo que queríamos contar, luego pasamos a vestirlo con los cuadros del museo, hicimos que el museo entrara en las historias”, dijo el director del título, Daniel Sánchez Mateos.
El equipo de desarrollo, formado por -estudiantes de videojuegos de 18 a 26 años- hicieron hincapié en que no se trata de un videojuego educativo al uso, de hecho no hay referencias textuales directas a las obras, sino de un mundo onírico salpicado por puzzles.
“Nubla” está desde hoy a la venta en línea en la PlayStation Store.
shadow

shadow

Autor

Cindy Valle

Disfruto de la tecnología así como de un buen shooter. Colaboradora en sitios de tecnología y videojuegos. Enamorada de los perritos y fan #1 de los Backstreet Boys. Sígueme en Twitter: @MYM_CINDY