shadow
shadow

A finales de 2018, el equipo norteamericano Second Wind —perteneciente a ‘Contenders’, la liga menor de Overwatch— contrató a una nueva jugadora conocida como Ellie. La comunidad no reaccionó bien a esto. Ellie es una jugadora relativamente desconocida y esto ocasionó una desagradable serie de teorías de la conspiración, amenazas y acoso que culminó en la renuncia de ella al equipo.

Algunos de los miembros más desagradables de la comunidad de Overwatch pusieron en duda la identidad de Ellie, clamando incluso que se trataba de un hombre que mentía sobre su género. Las únicas ‘pruebas’ de esto es que ella no juega en cámara y no suele hablar durante sus streamings. Se crearon varias publicaciones en Reddit, Discord y otras redes sociales donde se propagaron los rumores sobre ella e incluso se propuso a hacer un doxxing: volver pública su identidad y datos personales.

La situación se volvió tan insoportable que Ellie decidió retirarse de Second Wind y la liga. Luego publicó en Twitter un mensaje que simplemente dice “Sorry” (lo siento).

Esta es otra muestra más de la desagradable actitud que tienen una gran cantidad de jugadores ante la presencia de mujeres, especialmente en equipos profesionales. Esta clase de comportamiento tienen que detenerse ya.

shadow

shadow

Autor

Cindy Valle

Disfruto de la tecnología así como de un buen shooter. Colaboradora en sitios de tecnología y videojuegos. Sígueme en Instagram: @CindytlValle